MORAL TEONOMA
En el campo teológico parece obvio afirmar la fundamentación teónoma de la ética. Y, sin embargo, ni siquiera el concepto de teonomía es tan unívoco que pueda pasar indemne a través de contextos culturales, filosóficos y teológicos diversos. En la antigua escolástica, también para la ética Dios era el legislador "en cuanto" creador (ley moral natural) y redentor (ley evangélica o del espíritu [/ Ley nueva]). Pero cuando el jusnaturalismo interpretó de forma más bien positivista la ley natural, la imagen de Dios legislador apareció "junto" a la de creador y redentor. En el primer contexto, autonomía y teonomía no se encontraban en clara contradicción. En el segundo, en cambio, la teonomía asumió una manifiesta connotación heterónoma. Frente a ésta reaccionó de hecho el iluminismo, pero no sólo él. Una fundamentación teónoma/ heterónoma resultaría inaceptable hasta para la teología cristiana, que, sin embargo, no puede renunciar a una fundamentación teónoma. El planteamiento de fondo subyacente en el concepto de teonomía, en cuanto exigencia de la fe, y por lo tanto presente de diversas maneras en toda la tradición teológica, es suficiente y satisfactorio cuando Dios es entendido como fundamento real de la moral humana, en cuanto fundamento y fin del hombre.
lecturas.jpg


Al teólogo que quiera encontrar motivaciones para su posición en torno al problema de la relación entre teonomía y autonomía le es prácticamente inevitable contrastar los textos de la revelación y de la tradición teológica. En cualquier caso suele hacerse, al menos implícitamente, a través de un conocimiento asimilado de las fuentes, tal como de hecho está presente en el modo de comprender la propia fe y la moral dentro de ella. De forma más o menos amplia, este contraste existe, incluso de forma explícita, en el debate actual en cuestión. Hay que señalar de todas formas que la referencia a las fuentes sigue siendo una operación de gran complejidad. Con ingenuidad o con astucia, siempre es posible forzar el sentido de las fuentes recurriendo a ellas para justificar posiciones ya tomadas más que para buscar luz sobre las posturas a adoptar: En cualquier caso, nunca debe hacerse una simple trasposición de argumentos o de textos. Siempre que se lee un texto revelado 'o un párrafo de la tradición teológica, al preguntarse desde un problema actual ya se le está interpretando. No es el "texto mismo" el que responde al interrogante. Es quien hace la pregunta el que puede situarse como interlocutor del texto y encontrar así una respuesta con la ayuda del mismo. A tal fin convendrá ser conscientes de los dos contextos diversos y de la inevitable tarea interpretativa para una operación hermenéutica lo más correcta y transparente posible en sus diversos momentos.

moral_1.jpg


DIFERENCIA ENTRE AUTONOMIA Y TEONOMIA
Los términos y los conceptos "autonomía" y "teonomía" están marcados los dos por la cultura contemporánea cuando son usados para expresar la pregunta sobre la relación que existe entre moral y fe cristiana: su significado está determinado por la red de relaciones que une entre ellos los significados de muchos términos a ellos referidos en el vocabulario contemporáneo. Ambos conceptos no son independientes entre sí. Ni la Sagrada Escritura ni santo Tomás tienen estos términos en su vocabulario, y ni siquiera los conceptos correspondientes. Tienen, eso sí, cuestiones y términos análogos si se les entiende correctamente en los presupuestos de sus respectivos contextos. Esta analogía permite su actual comprensión siempre que, a la vez, se sepa reconocer igualmente los puntos de partida o presupuestos de la propia problemática.
Para designar estas dos posturas se han hecho habituales las fórmulas "moral autónoma" y "ética de la fe". Respecto a los términos "autonomía" y "teonomía", que son el elemento unificador de ambas, cada una de ellas acentúa respectivamente el primero o el segundo de ellos. La diferencia de acento conduce a una diversa organización de la reflexión moral, lo cual afecta a todos los niveles del planteamiento general y concreto de la moral "fundamental", que a su vez debería tener consecuencias para cada uno de los temas particulares de la moral "especial", cosa que no siempre es del todo evidente.



http://blogotipo.files.wordpress.com/2007/03/fisgon_esadoblemoral.jpg